Title Image

Café

Café

¡En Nápoles el café es una bebida «sagrada» si quieren sumirse en la cultura napolitana y vivir como nosotros, prepárense a tomar café!

En nuestra ciudad el significado de esa bebida va más allá del simple placer del gusto, es algo más hondo y atado a las raíces culturales y a las costumbres. 

Lo primero que hay que saber es que el café napolitano es corto, muy fuerte, y estrecho. A un verdadero napolitano jamás le va a gustar un café largo, la taza es muy pequeña, porque siendo muy fuerte de sabor, se toma en pequeñas dosis. Se puede tomar a la barra si van de prisa y cuesta menos que 1€, mientras que si lo toman sentados el precio puede variar de 1,50€ a 2,50€. 

Como les estábamos contando antes, el café no es solo una bebida, en Nápoles es mucho más, es un verdadero culto; rechazar un café, en nuestra cultura, está percibido casi como una ofensa. 

En  Nápoles existe también el «café pendiente«, se trata de una tradición que se desarrolló en la segunda guerra mundial, cuando una persona pagaba dos cafés en vez de uno, este gesto se hacía para los pobres, que pasando por la cafetería, preguntaban al camarero si alguien había dejado un café pendiente. Este gesto, aunque los tiempos hayan cambiado, sigue existiendo todavía; cuando una persona quiere a un amigo le deja un café suspendido en el bar. Es un acto de amor y de altruismo que va más allá de la bebida.

Tomar el café, con el tiempo ha llegado a ser un verdadero ritual en Nápoles, es un «pretexto» para verse y charlar con un amigo, con un colega, y también para invitar a una persona a una cita. 

Una pequeña curiosidad que tienen que saber es que en Nápoles siempre el café se le acompaña con un vaso de agua (ofrecido), el agua hay que beberla siempre antes que el café, y nunca después, esto para que la boca saboree bien la bebida. Por último, les aconsejamos que lo tomen amargo sin azúcar, ni edulcorantes!

MIREN EL VIDEO DE INSTAGRAM

follow now